• losgalayos@losgalayos.net | +34 91 366 30 28
  • Madrid Excelente

Historia

  • Inicio »
  • Bar / Restaurante »
  • Historia
Sombra

Un Restaurante con Historia

Todo el agradecimiento del mundo a nuestro padre y esposo Miguel Grande, por su perseverancia, constancia y esfuerzo. Él supo aunar, entender y continuar el cambio generacional de la dinastía de los Rojo. Transmitió a toda su familia los valores del trabajo bien hecho a través del buen servicio a todos nuestros clientes. Miguel fue fundamental para que el local continuara en el tiempo y siguiera sumando más horas de esfuerzos y sacrificios. Gracias otra vez por conseguir que llevemos más de 115 años y el que hayamos podido tener la oportunidad de seguir mejorando día a día la creación de varias generaciones. Te queremos y nunca te olvidamos, Familia Grande.

La historia del Restaurante se remonta al año 1894.

Situado en la calle Botoneras 5, esquina con la Plaza Mayor, en el Madrid de los Austrias, se encuentra el Restaurante Los Galayos, el cual ha visto pasar el tiempo; y si las paredes hablaran nos describirían perfectamente el aspecto que tenia la capital hace cien años en la época en la que la Puerta del Sol y la Plaza Mayor eran el núcleo de tertulias y actos relevantes del Reino.

Miguel Grande

Miguel Grande

La historia de Los Galayos se remonta a 1894 como Casa Rojo, en la que tal vez por el poder adquisitivo del ciudadano de aquel momento, sólo se servían tapas y aperitivos. Con el paso del tiempo el local ha ido evolucionando constantemente, adaptándose a las nuevas necesidades y exigencias del público actual.

La saga de los Rojo y Don Miguel Grande hicieron que la gran cervecería se fuera reconvirtiendo en el acreditado restaurante que es actualmente. Don Miguel trasladó todo su buen hacer, constancia de trabajo y profesionalidad del negocio a sus herederos que son los que llevan captando adeptos desde hace varias décadas convirtiendo a Los Galayos en uno de los restaurantes de referencia.

La cocina castellana que ofrecen ahora es más elaborada, debido al interés de los propietarios en la investigación de la cocina actual ofreciendo un amplio recetario dentro de su menú de distintos platos y tapas.

La historia del restaurante es dilatada en el tiempo, sirva como ejemplo y de gran interés histórico, la última reunión que mantuvo la Generación del 27 antes de la guerra civil. Fue el homenaje que se celebró en nuestro restaurante a Luis Cernuda, con motivo de la publicación de La realidad y el deseo el 29 de abril de 1936, ya que fue la última instantánea, antes de que la Guerra Civil provocara la trágica desaparición de alguno (Federico García Lorca) o la diáspora general.

Banquete

Generación del 27, banquete ofrecido a Luis Cernuda para festejar el éxito de su obra, La realidad y el deseo

Una fotografía de época, una de esas fotografías que nos invitan con emoción literaria a respirar el aire de un tiempo, recoge una escena de amistad: el mantel blanco, las botellas de vino, las copas de cristal el poeta Luis Cernuda rodeado por Vicente Aleixandre, Federico García Lorca, Pedro Salinas, Rafael Alberti, Pablo Neruda, Miguel Hernández, José Bergamín, Manuel Altolaguirre, María Teresa León y Concha Méndez, etc.

Una brillantísima capilla literaria. Así lo proclamaban las palabras de presentación de Federico García Lorca. El poeta granadino se esfuerza por decirle a Cernuda no sólo lo que él quiere decirle, sino lo que el autor de La realidad y el deseo necesitan oír, palabras que se publicaron dos días después en el periódico El Sol: "Yo vengo para saludar con reverencia y entusiasmo a mi capillita de poetas, quizás la mejor capilla poética de Europa, y lanzar un vítor de fe en honor del gran poeta del misterio, delicadísimo poeta Luis Cernuda, para quien hay que hacer otra vez, desde el siglo XVII, la palabra divino".

Antigua Terraza

Antigua Terraza

El restaurante Los Galayos no pasa de moda, sigue siendo un referente y un clásico de la cocina castellana y española más refinada y exquisita. Ha servido y sigue sirviendo de inspiración a grandísimos escritores, alguno de ellos como Arturo Pérez-Reverte, que como bien dijo en su dedicatoria Fue aquí donde ideé El Capitán Alatriste.

En el restaurante Los Galayos, además de las terrazas y de las dos barras del local, en la que los clientes esperan su mesa o disfrutan de variados pinchos y tapas, podrá encontrar cinco salones decorados de manera distinta para que todo el mundo pueda comer en el ambiente que más les seduzca. Cabe destacar la importancia que tienen los frisos de madera de la barra de la entrada principal por la calle Botoneras, data de principios de siglo XIX, barra tallada a mano y de gran valor, proveniente de otro local de la familia actual llamado el Púlpito, este local situado en la Plaza Mayor justamente antes de la bajada a Cuchilleros. Este restaurante era un lugar de parada segura del Rey Alfonso XIII, donde se tomaban tapas y platos típicos de la época acompañados de grandes vinos.

Años 70

Los Galayos en los años 70

Como no podía ser de otra manera, el Salón Ávila es la pura representación del ambiente castellano, sus vigas de madera, los cuadros y las cerámicas con motivos de El Quijote trasladan al comensal a cualquiera de los maravillosos pueblos que componen la geografía Castellana.

El Salón Duque son las maderas rústicas y los techos labrados los que consiguen distraer al cliente, que abandona por unos momentos su plato para contemplar la belleza de la decoración.

Finalmente el Salón Bodeguilla traslada a los visitantes a una auténtica bodega castellana, en la que la decoración les hace desplazarse a tiempos de Alfonso XIII, disfrutando de un ambiente sosegado.

Los salones El Refugio y El Altillo son nuevos salones concebidos para celebraciones privadas, con todo tipo de facilidades audiovisiuales.